Deprecated: ¡La función Elementor\DB::is_built_with_elementor ha quedado obsoleta desde la versión 3.2.0! Usa Plugin::$instance->documents->get( $post_id )->is_built_with_elementor() en su lugar. in /home/pauserqy/public_html/wp-includes/functions.php on line 5379

¿La edad es sólo un número?

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on telegram

Los estudios dicen que sí.

Un estudio notable ha descubierto que las personas que informan sentirse más jóvenes que su edad real viven vidas más largas y saludables.

En este articulo deseamos profundizar en los detalles de estos estudios y las formas comprobadas en que puede ayudarte a sentirte más joven.

Probablemente no te sorprenda que las mismas acciones que te hacen sentir más joven y vivir más tiempo también puedan ayudarlo a desarrollar huesos más fuertes y mentes más sanas.

La edad que siente afecta su salud

El estudio, publicado en la revista JAMA Internal Medicine, se propuso determinar las asociaciones entre la edad autopercibida y la mortalidad. El objetivo de los investigadores era dilucidar si sentirse más joven ayuda a las personas a vivir más tiempo.

Para averiguarlo, preguntaron a 6.489 participantes de 52 años o más qué edad se sentían. La mayoría de los encuestados informaron que su edad autopercibida era tres o más años menor que su edad real. Solo alrededor del cinco por ciento se sentía mayor.1

En este mismo estudio, durante 8 años, le hicieron seguimiento a la salud de los participantes y encontraron que el grupo que afirmó sentirse mayores de su edad cronológica tenían un riesgo de mortalidad 41% mayor que las personas que se sentían más jóvenes de su edad. 1

Incluso cuando los investigadores tuvieron en cuenta otros predictores de mortalidad, encontraron que la edad autopercibida siguió siendo un predictor independiente significativo. En particular, encontraron una fuerte correlación entre la edad autopercibida y la muerte cardiovascular, pero no una asociación con la mortalidad por cáncer.1

Siendo la conclusión de este estudio fue que las personas que se sienten más jóvenes viven más tiempo.

El ejercicio es la clave para sentirse joven

En este mismo estudio, los investigadores concluyen con una observación inspiradora:

“La edad autopercibida tiene el potencial de cambiar, por lo que las intervenciones pueden ser posibles. Las personas que se sienten mayores que su edad real podrían recibir mensajes de salud que promuevan comportamientos de salud positivos y actitudes hacia el envejecimiento ”1.

Entre esas intervenciones como elección de comportamientos positivos para la salud. Y uno de los comportamientos más importantes es el ejercicio regular.

La actividad física regular desarrolla huesos fuertes y tiene un impacto positivo en la autopercepción de la edad y la función física.

El ejercicio es una de las formas más efectivas de mejorar la salud y ralentizar los cambios físicos que acompañan al envejecimiento. Junto con este mayor bienestar viene un cambio en la forma en que nos percibimos a nosotros mismos. Cuando estamos más en forma, más fuertes y más capaces físicamente, nos sentimos más jóvenes.

Afortunadamente, la autopercepción de la edad puede cambiar mediante la adopción de comportamientos positivos para la salud. El ejercicio regular es un comportamiento que mejora la salud y te hace sentir más joven.

El estudio de reposo en cama de Dallas

Muchos estudios demuestran como el efecto de la inactividad puede afectar nuestra salud.

Uno de los más antiguos y sencillos, realizado en 1966, conocido estudio de Dallas Bedrest2, demostró cuánto poder tenemos para mejorar nuestra salud y nuestra autopercepción a través del ejercicio.

En el estudio los investigadores pidieron a cinco hombres sanos de 20 años que pasaran tres semanas en reposo completo en cama sin soportar peso y encontraron, que esas tres semanas totalmente sedentarias tuvieron un impacto negativo significativo en la salud cardiovascular de los hombres. Su frecuencia cardíaca en reposo aumentó, su grasa corporal aumentó, su fuerza muscular disminuyó y la capacidad de su corazón para bombear sangre se desplomó. De hecho, los jóvenes de 20 años habían desarrollado las características físicas de los hombres al doble de su edad.

Al finalizar las tres semanas de reposo en cama, los sujetos del estudio siguieron un programa de ejercicios de ocho semanas. Esas ocho semanas de ejercicio no solo revirtieron el daño causado por el período sedentario, sino que algunas mediciones fueron incluso mejores que antes.

En la mujer, 14 min de ejercicio intenso puede hacerte más joven a nivel celular.

Los telómeros son proteínas que cubren los extremos de los cromosomas humanos. Cada vez que una célula se replica, los telómeros de esa célula se acortan un poco. La longitud de los telómeros tiene una correlación directa con la esperanza de vida. Las personas con telómeros más cortos mueren más jóvenes que las personas con telómeros más largos.

Hacer ejercicio vigoroso durante toda la vida puede tener un impacto profundo en la longitud de los telómeros. El Berlin Aging Study II incluyó a 815 hombres y mujeres de entre 61 y 82 años y midió la longitud de los telómeros y la actividad física. Los investigadores encontraron que la actividad física se asocia positivamente con la longitud de los telómeros, con una longitud promedio de los telómeros significativamente más alta para aquellos que estaban actualmente activos3. El mayor impacto en la longitud de los telómeros se encontró para aquellos que participaron en una actividad intensa, y para aquellos que habían estado físicamente activos al menos desde la edad de 42 años. Curiosamente, no hubo ningún efecto de la actividad física en la longitud de los telómeros para aquellos que solo se ejercitaron entre las edades de 20 y 30 y no había mantenido un régimen de ejercicio desde entonces. De hecho, hacer ejercicio durante ese período de tiempo no fue diferente de no haberlo hecho nunca.

Lo más importante de este y otros estudios4,5 fue que se encontró una relación positiva entre el ejercicio y la longitud de los telómeros, la cual resultó más evidente en la medida en que se avanza en la vida de la persona. Telómeros más largos están asociados con la velocidad de la marcha, la capacidad de sentarse y pararse y con una disminución más lenta de la fuerza de agarre entre las personas mayores 4,5, y las investigaciones muestran consistentemente una relación positiva entre el atletismo de resistencia y los telómeros más largos en los atletas mayores, pero poca o ninguna relación significativa entre los atletas más jóvenes5.

Un estudio exploró el impacto potencial del entrenamiento de ejercicio regular sobre la longitud de los telómeros en mujeres mayores específicamente (6). Las mujeres posmenopáusicas que hicieron ejercicio durante al menos 60 minutos 3 o más veces por semana durante aproximadamente un año y medio tenían telómeros significativamente más largos que sus pares sedentarios. Este estudio fue algo único en el sentido de que mostró los efectos positivos del ejercicio aeróbico y de resistencia.

El ejercicio de resistencia puede tener un impacto particularmente beneficioso en la longitud de los telómeros. En un estudio con ultramaratonistas y homólogos sanos, se descubrió que los ultramaratonistas tenían telómeros un 11% más largos que los controles4. Los investigadores tradujeron eso a una diferencia de aproximadamente 16,5 años en la edad biológica. No hubo una relación significativa entre la edad y la longitud de los telómeros en los ultrarunners, encontrándose una longitud de telómeros similar tanto en los atletas mayores como en los más jóvenes.

También se ha demostrado que el ejercicio amortigua el impacto del estrés en la longitud de los telómeros. El estrés crónico se asocia con telómeros más cortos, pero hay evidencia de que la actividad física vigorosa amortigua la relación entre el estrés y la longitud de los telómeros. En otro estudio con mujeres posmenopáusicas sanas, los investigadores encontraron que la relación entre los niveles de estrés percibido y la longitud de los telómeros estaba significativamente moderada si las mujeres realizaban actividad física6. Aquellos que no estaban activos experimentaron un acortamiento de los telómeros cuando experimentaron estrés, mientras que aquellos que estaban activos y estresados vieron poco o ningún cambio en la longitud de los telómeros. Las mujeres del estudio se consideraron activas si hacían ejercicio durante al menos 14 minutos al día, y parece que 14 minutos era todo lo que se necesitaba para evitar el acortamiento de los telómeros ante el estrés crónico.

El ejercicio es fundamental para sentirse más joven, vivir más y desarrollar huesos fuertes. Los estudios que analizamos en este artículo proporcionan evidencia poderosa de que la actividad física es clave para vivir una vida más plena y más larga. Si es importante recordar que la rutina de ejercicios deben ser de bajo impacto en nuestras articulaciones y nunca olviden utilizar ropa y sobre todo un calzado apropiado.

Como mujer en plenipausia acepta que tu capacidad para prolongar tu vida sana y plena solo depende de que tomes buenas decisiones que te mantengan en control de tu bienestar.

En nuestra visión y experiencia para brindarte soluciones que te apoyen durante esos días en los que entrenas y quieres además mejorar el manejo del cortisol de invitamos a  probar  

En nuestra página encuentras varios productos que te permiten potenciar el efecto del entrenamiento, uno de los que más nos guata en Magic Chai Padam, con el cual puedes preparar una deliciosa bebida que te ayudará además a controlar los niveles de cortisol, ya que contiene ingredientes como Reishi (ganoderma lucidum) y la Ashwaganda; dos adaptógenos especialmente indicados para ayudarte a regular el estrés en tu cuerpo en la transición de la menopausia.

Referencias:

  1. Rippon, I., & Steptoe, A. (2015). Feeling old vs being old: Associations between self-perceived age and mortality. JAMA internal Medicine175(2), 307-309. https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/2020288 Consultado el 11/01/2021.
  2. Mitchell, J. H., Levine, B. D., & McGuire, D. K. (2019). The Dallas bed rest and training study: Revisited after 50 years. Circulation, 140(16), 1293-1295. https://www.ahajournals.org/doi/10.1161/CIRCULATIONAHA.119.041046 Consultado el 11/01/2021
  3. Sabenroth D, Meyer A, Salewsky B, Kroh M, Norman K, Steinhagen-Thiessen E, Demuth I. Sports and Exercise at Different Ages and Leukocyte Telomere Length in Later Life–Data from the Berlin Aging Study II (BASE-II). PLoS One. 2015 Dec 2;10(12):e0142131. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26630493/ Consultado el 12/01/2020.
  4. Denham, J., O’Brien, B., & Charcher, F. (2016). Telomere length maintenance and cardio-metabolic disease prevention through exercise training. Sports Medicine, 1-25. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/26914269/. Consultado 12/01/2021.
  5. Laine, M. et al (2015). Effect of intensive exercise in early adult life on telomere length in later life in men. Journal of Sports Science and Medicine, 14(2). https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4424450/ Consultado el 12/01/2021
  6. Beate, I. et al. (2012). Telomere length and long-term endurance exercise: Does exercise training affect biological age: A pilot study. PLoS ONE, 7(12). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23300766/
  7. Rippon, I., & Steptoe, A. (2015). Feeling old vs being old: Associations between self-perceived age and mortality. JAMA internal Medicine175(2), 307-309. https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/article-abstract/2020288 Consultado el 12/01/2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.